Constitución y Disolución de Sociedades

El mundo empresarial es sumamente dinámico, por lo que es natural el nacimiento de miles de empresas al año, pero también el fin de operaciones de otras tantas. De manera que, decidir iniciar su propio negocio requiere de un gran conocimiento, tanto del proyecto como de todos los trámites y pasos asociados con la creación y disolución de sociedades.

A continuación, le ofrecemos toda la información que necesita, y en todo caso, cuente con nuestra asesoría especializada.

Sociedades mercantiles en Murcia

Para adentrarnos en el tema, lo primero será tener claro algunos conceptos, entre ellos, el de sociedad mercantil. Así encontramos que, una sociedad mercantil es una entidad creada para ejercer una actividad empresarial, industrial o comercial a la que el ordenamiento jurídico reconoce personalidad jurídica propia como sujeto de derechos y obligaciones. 

Su finalidad es producir un patrimonio que reciba directamente el resultado de aquella actividad que desarrolle, evitando cualquier tipo de responsabilidad personal a cada uno de los socios que la componen.

En cuanto a los tipos de sociedades mercantiles más frecuentes, se puede afirmar que destacan dos: Sociedad Anónima (SA) y Sociedad de Responsabilidad Limitada (SL). Sin embargo, vale mencionar que existen otras formas societarias como la Sociedad Regular Colectiva o la Sociedad Comanditaria, tanto simple como por acciones.

Teniendo en cuenta la forma societaria y la actividad a desarrollar, los trámites para la constitución de una sociedad mercantil son diversos y, en algunos casos, bastante complejos.

Por otro lado, también es relevante conocer el término disolución de una sociedad mercantil. Es de tener en cuenta que la extinción de una sociedad, no es más que el proceso a través del cual se inician los trámites para proceder al cierre de la empresa. Así que, a la hora de afrontar la disolución, liquidación o posible extinción de su sociedad, se debe estar muy bien informado de las etapas y consecuencias.

Por todo lo indicado, antes de lanzarse a la creación de una sociedad mercantil, o en el momento de llevar a cabo su disolución, es necesario contar con un asesoramiento legal adecuado y de calidad.

Proceso de constitución de sociedades mercantiles

Si bien la información que a continuación indicaremos abarca los pasos a seguir para la constitución de una sociedad mercantil, estos pueden variar según el tipo societario seleccionado para su negocio. Adicionalmente, siempre debe tener presente que lo mejor será contar con la orientación especializada en derecho mercantil que pueden ofrecer nuestros abogados en Vigueras y Carrillo Abogados.

Ahora bien, los pasos para la constitución de una empresa se puede resumir en los siguientes:

Nombre de la sociedad

En primer término, se deberá solicitar una certificación negativa de denominación. Esto es un certificado emitido por el Registro Mercantil Central, que nos asegura que otra sociedad no se ha registrado con el nombre que deseamos para nuestra empresa. Por tanto, podrá reservar ese nombre para su sociedad por un tiempo máximo de 6 meses.

Depósito del capital social

Ya con el nombre de la sociedad asegurado, será el momento de abrir una cuenta bancaria a nombre de la sociedad. En dicha cuenta, se depositará el capital social, el cual variará en función del tipo societario elegido, por ejemplo para una Sociedad de Responsabilidad Limitada, es un capital mínimo de 3.005 euros, mientras que una Sociedad Anónima es de 60.101 euros.

Escrituras y estatutos

De seguidas, corresponderá realizar la escritura pública y los Estatutos de la sociedad, los cuales deberán ser inscritos en el Registro Mercantil correspondiente.

Para este paso es vital que lo socios se involucren en la redacción de las escrituras de la empresa, pues no sólo la estarán creando, sino que estos documentos regirán el funcionamiento de la sociedad y de las relaciones entre los socios y administradores.

Pago de impuestos

Hecho lo anterior, se procederá a pagar el Impuesto Sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados. Esto le permitirá solicitar el Número de Identificación Fiscal y dar de alta en el Impuesto sobre Actividades Económicas y en el Censo de Empresarios de la Agencia Tributaria.

Seguridad Social

También deberá efectuarse la afiliación y obtención del número de la Seguridad Social, así como,  dar el alta a los socios trabajadores, administradores y trabajadores.

Notificaciones y licencias

Por último, se legalizarán y actualizarán los Libros de Actas, de Socios, de Visitas y de Reclamaciones, para después informar el inicio de actividades del Centro de Trabajo a la Dirección General de Trabajo. Ya ante el Ayuntamiento que corresponda, se tramita la solicitud de la Licencia de apertura.

Pasos para la disolución o extinción de una sociedad mercantil

Dadas las múltiples relaciones jurídicas, económicas, comerciales, entre otras, que desarrolla una sociedad mercantil durante su funcionamiento, el proceso de disolución puede resultar algo complejo. Es por ello, que ante este panorama debe asesorarse para llevar el paso a paso de la mejor manera posible y con la menor cantidad de contratiempos.

En este sentido, Cabe destacar que el proceso en sí se desarrolla en tres fases, a saber: la disolución, la liquidación y la extinción.

La primera fase, la disolución, debe ser acordada por los socios mediante un acuerdo de disolución ante la Junta General. Con esto se da inicio al período de liquidación de la sociedad.

Esta segunda fase es el proceso en el cual se realiza el reparto del patrimonio entre los socios, después de haber cobrado sus créditos pendientes y haber pagado las deudas sociales. Un aspecto fundamental es inscribir la disolución de la sociedad en el Registro Mercantil y su posterior publicación en el Boletín Oficial.

Finalizada la liquidación, se procederá a la aprobación del balance final por parte de los socios. Lo siguiente, será solicitar la cancelación de la sociedad ante el Registro Mercantil, dando comienzo a la fase de extinción, momento en el cual deberán presentarse los libros de comercio y la escritura de disolución de la empresa.

Adicionalmente, se deberá notificar a la Agencia Tributaria, aportando copia de la escritura de disolución junto al modelo 036.

Aunque a simple vista parezca algo sencillo, estos pasos son sumamente complejos por la cantidad de operaciones que lleva a cabo una sociedad mercantil. Para que esto no se convierta en un dolor de cabeza, contáctenos, estamos en Murcia a su entera disposición. 

¡Contacte con Nosotros!

    Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Si continúa navegando las cookies y la la política de privacidad de nuestra web política de cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    ¡Consulta Gratis con un Abogado!