Derecho de Familia

La familia es donde se establecen las primeras relaciones afectivas, además del lazo de consanguinidad o afinidad que une a sus miembros. Desde su conformación, que se inicia con el matrimonio, hasta que se decida poner fin a este vínculo y en algunos casos hasta la muerte, pasando por los hijos, el patrimonio, la filiación, solo por mencionar algunos eventos, se encuentra presente el derecho de familia. Conozcamos más sobre él.

Especialistas en derecho de familia en Murcia

Teniendo en cuenta que el derecho de familia está presente en muchos ámbitos de nuestra vida diaria sin que nos demos cuenta, pasemos a detallar en qué consiste esta rama del derecho. Así las cosas, encontramos que el derecho de familia es el conjunto de normas que rigen las relaciones y situaciones del grupo familiar. De esta manera, instituciones como el matrimonio, la filiación, derechos patrimoniales, derechos y deberes de parejas de hecho, cuidado de los hijos y su tutela, son reguladas por esta especialidad.

Como consecuencia de lo anterior, es natural que debamos recurrir a un letrado especializado en esta materia para que nos oriente cuando nos casemos, divorciemos o criemos a nuestros hijos. Por lo tanto, es más que evidente que se trata de un área del derecho bastante demandada. Nuestros especialistas están más que capacitados para asesorarle y representarle.

¿Cómo puede ayudarle un abogado de familia?

Como pudimos evidenciar, estamos en constante contacto con esta área particular del derecho. De manera que, podemos ver de forma más clara todas las posibles situaciones en la que deberemos acudir a un abogado especializado. Ahora bien, sólo de forma orientativa, podemos afirmar que nuestros abogados de familia le ayudarán en las siguientes materias.

Celebración del matrimonio y su régimen económico

En cuanto a la celebración del matrimonio, puede parecer exagerado buscar la asesoría de un abogado. Pero esto no es del todo cierto, en primer lugar porque es importante conocer los requisitos para poder casarse, los cuales, de ser ignorados puede implicar que más adelante el matrimonio sea declarado nulo. Asimismo, estos expertos pueden indicar con total detalle los efectos legales del matrimonio.

En este punto, es cuando bien vale la pena documentarse sobre el régimen económico del matrimonio. Es decir, la forma en la que los futuros cónyuges administrarán sus patrimonios, como patrimonios privativos o comunes. Aunque, sobre este particular es importante indicar que, si los cónyuges deciden no otorgar capitulaciones matrimoniales, se aplicará supletoriamente el régimen económico matrimonial que disponga la normativa del lugar en que se celebre el matrimonio.

Para afinar este tipo de detalles, contar con el acompañamiento de un abogado de familia será de gran ayuda e incluso indispensable, para elaborar unas capitulaciones blindadas o para que nos explique detalladamente, en qué consiste el régimen de gananciales.

Separación y divorcio

A diferencia del caso anterior, en este supuesto es más claro que se necesita la orientación y asistencia de un abogado de familia y además uno muy experimentado, como lo son nuestros excelentes profesionales. Ya sea que se trate de una separación o divorcio, es importante que los aún cónyuges lleguen a numerosos acuerdos, los cuales van desde la repartición de sus bienes comunes, hasta la custodia y pensión de alimentos de los hijos menores de edad.

Lamentablemente, no todos están dispuestos a alcanzar acuerdo y prefieren enfrentarse a un proceso judicial donde sea el juez quien determine, sobre la base de sus elementos de convicción, la mejor manera de repartir bienes o las obligaciones para con los hijos. En estos casos, donde existen hijos en común que aun sean menores de edad, la decisión del juez siempre deberá velar por el bien superior del menor. 

Ahora bien, es de destacar que no es lo mismo separación que divorcio, pues el primero, si bien implica el cese del deber de cohabitación, el vínculo matrimonial no se extingue. Mientras que, por su parte, el divorcio es la disolución definitiva del vínculo matrimonial, así como, del régimen económico matrimonial.

Pensión de alimentos, guarda y custodia y régimen de visitas

Con el divorcio, la forma de vida de la familia cambia drásticamente y, en la mayoría de los casos, quienes más sufren estos cambios son los hijos, sobre todo cuando son menores de edad. Durante el proceso de divorcio, uno de los puntos más álgidos y controvertidos suele ser la guarda y custodia de los hijos.

En este sentido, por guarda y custodia se debe entender el adecuado cuidado, convivencia y asistencia que los progenitores deben prestar a sus hijos, de manera que faciliten su desarrollo, educación y formación. Salvo casos donde se estime inconveniente por el bien del menor, se suele preferir la custodia compartida.

En este orden de ideas, la pensión de alimentos será aporte económico que debe abonar el progenitor que no conviva con los hijos. Ésta es acordada por el Juez, y debe ser suficiente para ayudar a cubrir los gastos de comida, educación, salud, vivienda y demás gastos ordinarios o extraordinarios. 

De igual modo, al padre que no viva con los hijos, se le debe aprobar un régimen de visitas. Si se encuentra en proceso de divorcio o separación y hay hijos menores de edad, debe velar porque sus intereses sean protegidos. Por esto es necesario acudir a su abogado de familia, quien le orientará sobre la mejor manera de llegar a un acuerdo. 

Abogados de familia en Murcia

Nuestro equipo de abogados especialistas y con amplia experiencia en derecho de familia, se encuentra a disposición para asesorarle sobre cada uno de estos importantes temas y muchos más. No dude en contactarnos, estudiaremos su caso de manera detallada, para ofrecerle las mejores alternativas que se ajusten a sus necesidades y a las de su familia.

¡Contacte con Nosotros!

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Si continúa navegando las cookies y la la política de privacidad de nuestra web política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
¡Consulta Gratis con un Abogado!