Redacción de obligaciones y contratos

Los contratos están presentes en gran parte de los aspectos de nuestra vida cotidiana, debido a su capacidad reguladora de un inmenso número de relaciones entre personas naturales y jurídicas. 

La importancia de los diferentes tipos de contratos es enorme, puesto que estos acuerdos suelen derivar en obligaciones, que pueden suponer beneficios o perjuicios para los firmantes. Por tanto, la redacción del contrato debe ser lo más clara posible para evitar cualquier clase de malinterpretación.

Desde el punto de vista legal: ¿qué es una obligación?

Naturalmente, comencemos por esclarecer algunos conceptos básicos, aunque lo primero que debemos decir, es que en derecho no existe una definición única de este término. Pero, en líneas generales podemos decir que una obligación es el vínculo que ordena el derecho del acreedor de exigir a su deudor el cumplimiento de un determinado dar, hacer o no hacer, mientras el deudor se encuentra en el deber de cumplirlo.

Asimismo, este vínculo permite que, de materializarse un incumplimiento, el acreedor se encuentre facultado para hacer valer su derecho y el deudor deberá soportar las consecuencias de su falta.

Y ¿Qué es un contrato en Murcia?

Por su parte, los contratos vienen a ser una de las principales fuentes de obligaciones. Pues se trata del acuerdo de voluntades entre dos o más personas, sean éstas físicas o jurídicas. Dichos acuerdos versan sobre un objeto de interés jurídico común, donde se regula la relación jurídica de que se trate, a través del establecimiento de una serie de obligaciones y derechos entre las partes.

Elementos de un contrato

Antes de continuar con este importante punto, es de destacar que existen muchos tipos de contratos. Estos pactos pueden darse tanto en ámbito privado como público, entre personas físicas o jurídicas y tratar diversas materias. Por ejemplo, encontramos los contratos en materia civil, mercantil, laboral, entre muchos más, los cuales cuentan con sus particularidades, bien sea en función de los sujetos que intervienen o por la materia que tratan.

En esta oportunidad, nos limitaremos a destacar las características propias de los contratos civiles, ya que puede decirse son la base de todos los demás. En todo caso, siempre que se encuentre usted en la necesidad de firmar o redactar un acuerdo de voluntades, lo mejor será acudir a un abogado especialista en la materia, que lo asesore o directamente redacte el documento velando por sus intereses y el equilibrio entre las partes.

Dicho lo anterior, conozcamos los elementos esenciales de los contratos.

Consentimiento de las partes

Es el inicio de todo contrato, la participación de las partes del contrato debe ser voluntaria, es decir, deben desear celebrar el contrato con total libertad.

Objeto del contrato

Otro elemento del que no puede carecer un contrato es el objeto, en otras palabras, su finalidad y que ésta sea lícita, posible y determinada.

Causa de la obligación

Esto se trata de la justificación de la obligación creada por la voluntad de las partes, cuyas características deben ser su licitud, así como que sea verdadera y existente.

Capacidad de las partes

Como último, pero no menos importante elemento de los contratos encontramos que las partes deben tener la aptitud para contratar. En este sentido, no pueden suscribir contratos aquellos con capacidad modificada judicialmente ni los menores no emancipados.

Características de los contratos

Ahora bien, vale señalar que los contratos pueden ser unilaterales, cuando una de las partes es la que se obliga frente a la otra, sin que ésta última asuma obligaciones. En contraste, se identifican los contratos bilaterales cuando todas las partes involucradas se obligan recíprocamente.

También podemos encontrar que los contratos pueden ser a título oneroso, caso en el cual una de las partes se constituye en beneficiario de alguna prestación, siempre que y cuando cumpla con la obligación adquirida frente a la otra parte. Mientras que un contrato es a título gratuito, cuando alguna de las partes obtendrá una ventaja, sin que dependa del cumplimiento de una prestación de su parte.

Otra característica de los contratos es que pueden ser consensuales, lo que significa que producen sus efectos desde el momento mismo en que las partes manifiestan su consentimiento de forma recíproca. Y reales, cuando sus efectos se producen desde que una de las partes ejecuta la tradición de la cosa objeto del contrato a la otra.

Finalmente, tenemos a los contratos nominados, según la ley le asigne una denominación. Y los innominados, cuando no poseen una denominación especial, sus características son  únicas por la naturaleza de su objeto.

Los contratos en general poseen muchas otras características y clasificaciones, sin embargo estas son las más destacadas. En este orden de ideas, es importante que su abogado al momento de redactar e interpretar un contrato que usted firmará o ya ha firmado, sepa determinar sus características a los fines de evaluar qué obligaciones corresponde a cada parte y si las mismas se están cumpliendo a cabalidad o requieren de una reclamación.

Incumplimiento de contratos y obligaciones

Lamentablemente, ante un pacto, todos los involucrados toman el riesgo de que alguna de las otras partes no cumpla con lo acordado o lo haga de manera deficiente. Ante esta posibilidad, es necesario resaltar que el instrumento contractual tiene fuerza de ley entre las partes. Esto quiere decir que su cumplimiento es obligatorio y por tanto las leyes establecen los mecanismos para hacer valer los derechos en ellos contenidos.

De manera que, ante un incumplimiento, la parte afectada se encuentra facultada para efectuar las reclamaciones pertinentes ante los órganos jurisdiccionales mediante la presentación de demanda.

Para ello, es vital contar con un excelente equipo de abogados que lo asesore y ayuden a interpretar sus contratos. Tanto si ya ha firmado un contrato y no tiene claras sus condiciones como si va a firmar cualquier tipo de contrato o necesita asistencia en la redacción de uno, lo más aconsejable es que se ponga en contacto con un abogado especializado en la materia.

Cuente con nuestra asesoría jurídica en Murcia

En Vigueras y Carrillo Abogados velaremos para que sus obligaciones y derechos estén claros en todo momento y no puedan inducir a ningún tipo de problema legal en el futuro.

¡Contacte con Nosotros!

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Si continúa navegando las cookies y la la política de privacidad de nuestra web política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
¡Consulta Gratis con un Abogado!