Separaciones y Divorcios en Murcia

Entre los problemas que pueden surgir en una pareja, la separación y el divorcio son las decisiones más difíciles que se pueden tomar. Esto es así, no solo por la carga emocional que estas situaciones llevan consigo, sino porque desde el ámbito jurídico sus consecuencias son de impacto para el núcleo familiar que se fragmenta.

Por ello, lo más recomendable es acudir a un abogado especialista en derecho de familia, particularmente en separaciones y divorcios.

¿Cuándo estamos frente a una separación?

En muchas ocasiones, los cónyuges buscan diferentes alternativas para tratar de conciliar sus diferencias, dejando como último recurso el divorcio. Por ello es frecuente que primero recurran a la separación.

En este sentido, es importante destacar que en esta figura el vínculo matrimonial no se extingue. Lo cual implica que los miembros de la pareja siguen siendo cónyuges. No obstante, se materializa un cese de la convivencia entre ambos.

Características y tipos de separaciones

Ahora bien, si de rasgos característicos de las separaciones se trata, encontramos en primer lugar que se trata de una situación jurídica temporal. Asimismo, mientras se mantenga, cesan algunas obligaciones matrimoniales, pero el vínculo matrimonial se conserva, al punto que los cónyuges no podrían contraer nuevas nupcias.

Por otro lado, es una situación reversible, dada la temporalidad de la separación. Por lo tanto, si los cónyuges deciden continuar con su matrimonio pueden hacerlo, dejando sin efecto la separación.

En cuanto a los tipos de separaciones podemos distinguir:

Separación de hecho

Este es el escenario más frecuente en el que se da la separación, ya sea por acuerdo entre los cónyuges o por decisión de uno de ellos. Aquí se da el cese de la convivencia, lo cual ocurre sin que exista intervención alguna de una autoridad judicial.

El inconveniente de este tipo de separaciones, es que no hay manera de establecer una fecha cierta, especialmente hacia terceros, por tanto, suelen acarrear numerosos problemas a nivel patrimonial. Es decir, si no se disuelve el régimen económico matrimonial, el régimen común subsiste.

Teniendo en cuenta esta información, lo mejor será notificar a la brevedad, al juzgado que corresponda, que se ha producido la separación. Para ello, cuente con la asesoría de abogados expertos en esta materia.

Separación de muto acuerdo

Se denomina así al procedimiento judicial, al cual pueden acudir los cónyuges para solicitar la separación ante un juez. Es un procedimiento sencillo, económico y más amigable para los involucrados, principalmente porque ambos están de acuerdo con separarse.

Para acudir por esta vía, debe haber transcurrido como mínimo tres meses desde la celebración del matrimonio. De igual modo, en esta oportunidad se deben establecer los acuerdos relativos a la guarda y custodia de los hijos menores, en caso de haberlos, así como el uso de la vivienda familiar, entre otros aspectos relevantes.

Separación contenciosa

Para aquellos casos en los que no hay acuerdo entre las partes, estas acuden al juez para que, mediante sentencia, establezca los términos de la separación según su juicio y elementos de convicción.

En tal sentido, el juez se podrá pronunciar sobre el régimen de visitas, guarda y custodia o pensión de alimentos.

¿Qué es el divorcio?

Por su parte, cuando hablamos de divorcio estamos ante la disolución definitiva del vínculo matrimonial y del régimen económico matrimonial.

El divorcio, características y tipos

En lo que se refiere a las características del divorcio, encontramos que en este caso una vez disuelto el vínculo que unía a los cónyuges, estos son libres para volver a contraer matrimonio. Mientras que, a diferencia de la separación, donde ésta puede darse de hecho, para que el divorcio surta sus efectos, debe ser declarado mediante una sentencia por un juez o notario (siempre que se den algunas circunstancias particulares).

Pasemos ahora a conocer los distintos tipos de divorcios.

Divorcio contencioso

Una vez más, las partes no están de acuerdo en divorciarse o con la repartición de los bienes comunes. Sin embargo, para dar inicio al procedimiento, será suficiente con que alguno de los cónyuges desee el divorcio. Vale señalar, que no es necesario que medie separación o se alegue alguna causal de divorcio.

Aclarado estos puntos, en el procedimiento se discutirá la división de los bienes y, si hay hijos menores de edad en común, se determinará la guarda de los mismos y el régimen de visita.

Divorcio Exprés o consensuado

En una posición opuesta al caso anterior, los cónyuges están de acuerdo en divorciarse. Por lo tanto, se procederá a presentar un documento firmado, en el que se establezca el acuerdo de ambos cónyuges en dar por terminado el matrimonio.

Asimismo, debe indicarse los bienes que cada uno recibirá, las obligaciones a las que se comprometen y el cuidado de los hijos.

Divorcio notarial

Siempre que se cumplan con determinadas condiciones, se podrá acudir a esta modalidad. La primera de ellas es que el divorcio debe ser de mutuo acuerdo, además el matrimonio debe haberse celebrado hace más de tres meses y, finalmente, no deben tener hijos menores en común.

Si cumple estos requisitos, solo debe pedir una cita en la Notaría del último domicilio común. En ese momento se emitirá acta notarial de divorcio, que surtirá todos los efectos desde el momento de su firma.

Divorcio con hijos

Por último, pero quizás el procedimiento más complejo, es cuando hay hijos menores de por medio. El mismo, deberá ser conocido por un tribunal, independientemente de si se trate de un divorcio amistoso o contencioso.

Si existe consenso, deberá presentarse el acuerdo que los evaluará el Ministerio Fiscal, para asegurar el resguardo de los derechos de los menores. Si todo está en orden, se homologará por el Juez.

Pero cuando no haya acuerdo, el juez procederá a decidir según los elementos probados que beneficie más al menor.

Acuda a los especialistas en Murcia

Sin dudas, estos procesos son muy complicados desde el punto de vista emocional, por ello lo mejor es acudir a los abogados expertos, para aminorar las cargas del aspecto legal. Contar con la asesoría y acompañamiento de un especialista que le asegure velar por sus derechos e intereses será su mejor aliado; en todo caso, en Vigueras y Carrillo estamos para ayudarle.

¡Contacte con Nosotros!

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Si continúa navegando las cookies y la la política de privacidad de nuestra web política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
¡Consulta Gratis con un Abogado!