Cómo demandar la nulidad de una Permuta Financiera o Swap

Un swap (también conocido como permuta financiera) es un contrato mediante el que dos partes se comprometen a intercambiar unas cantidades determinadas de dinero en un futuro. Generalmente, los intercambios de dinero que se han de producir en fechas futuras están referenciados a tipos de interés; podemos llamar swap a todo intercambio futuro de bienes o servicios referenciado a cualquier variante observable.

El swap es, en otras palabras, un producto financiero complejo que se utiliza mayoritariamente como un “seguro” a la hora de firmar un préstamo hipotecario. Por su parte, el swap protegería al cliente frente a subidas en los tipos de interés que puedan producirse en el futuro y que puedan afectar a sus operaciones.

Sin embargo, los bancos y cajas de ahorro han ofrecido estas permutas financieras sin ofrecer la información previa necesaria (y, en algunos casos, se ha procurado información engañosa) acorde a la complejidad del producto. Es en tales supuestos en donde se abre la posibilidad de que los mismos sean recurridos en nulidad.

Si se ha visto afectado por la contratación de un swap o permuta financiera, o está pensando en contratar uno, le resultará imprescindible consultar a un abogado especializado en la materia. En Vigueras y Carrillo Abogados contamos con una amplia experiencia en derecho bancario. Le ayudaremos y asistiremos en todo lo que necesite.

¿Cómo puedo saber si tengo SWAP o Derivado Financiero?

Existen entidades financieras que realizan este tipo de derivados financieros sin informarte, por esto, debes conocer las características que definen un SWAP, así podrás saber cuándo te estés suscribiendo a uno.

Los SWAP se realizan con la finalidad de cubrir riesgos, aunque a veces esto no es equitativo, puede ser que la entidad financiera o compañía se quiera cubrir a ella misma y el cliente pueda salir perjudicado.

En este sentido, hay varias características que determinan a un swap, como lo son: el intercambio de flujos de caja a futuro, determinar tasas de interés a través del tiempo, incluso puede haber transacciones basadas en dinero o en materia prima, rendimiento del contrato según el mercado, entre otros. Si la entidad bancaria o empresarial te ofrece un instrumento financiero que contengan términos a futuro, ganancias o pérdidas, entre otros, debes estar alerta ya que puedes estar ante un Swap y debes contactar a un abogado calificado que pueda brindarte asistencia en la materia.

¿Qué riesgos genera tener un Swap?

El swap es un producto financiero de alto riesgo, por lo que se recomienda que las personas minoristas o clientes normales no lo hagan sin el visto bueno de un profesional. Dicho esto, una permuta financiera o swap es un contrato, donde se manejan conceptos como el flujo de intereses, el importe nacional, el interés fijo y variable, existiendo así un grado de complejidad, donde cualquier persona puede salir afectada si no conoce del tema en detalle.

Ahora bien, distintas entidades se valieron del desconocimiento de sus clientes, para realizar contratos de swap de mala fe, donde el flujo de interés para ellos era altamente beneficioso y bajos para el cliente. Por esto mismo, las entidades que prestan este tipo de inversión tienen el deber de dar la información completa y cierta acerca de la permuta financiera, advertirle al cliente los riesgos que puede involucrar y su clasificación de minorista o profesional según venga el caso.

Si has sido víctima de un swap hecho de mala fe, donde has perdido mucho dinero o donde no te suministraron la información completa, puedes reclamar o ser asesorado por un profesional de nuestro equipo, además, si estás a punto de firmar una permuta financiera, puedes corroborar toda la información con nuestros expertos de derecho bancario.

Obligaciones que deben reunir los swaps para su comercialización en Murcia

Las obligaciones para que los swaps sean validados en Murcia, son las mismas que existen en cualquier otro contrato de intercambio del mercado financiero, sin embargo, se tiene que añadir lo siguiente:

– Las prestaciones que se generen a través del contrato deben ser obligaciones de pago recíprocas entre las partes.

– Se deben declarar las dificultades que pueden hacer variar la permuta financiera, por ejemplo: una caída o subida en la bolsa.

– Hay que mencionar los casos de incumplimiento por alguna de las partes.

– Añadir garantías, cláusulas, notificaciones, casos de rescisión, entre otras cosas más, tienen que relucir en el swap.

De igual manera, entre las obligaciones secundarias, se encuentran los deberes de pago que deben darse entre los clientes y las entidades.

En conclusión, el swap debe ser un documento amplio y transparente donde se expliquen los beneficios del mismo, además, deben incorporarse artículos donde el contrato puede variar.

¿Qué necesitas para recurrir o demandar en nulidad un Swap?

Las permutas financieras pueden ser un dolor de cabeza a futuro, ya sea porque el negocio que se hizo al momento no es rentable o se desconocía de este documento cuando se hizo alguna transacción. Ahora bien, se debe resaltar que los mismos pueden ser recurridos e incluso anulados. Sin embargo, no se trata de una tarea sencilla, por lo cual hay que prestar atención a los siguientes pasos:

La primera estrategia que se tiene que tomar es la de revisar bajo qué condiciones el cliente se suscribió al contrato. Así, muchas veces las entidades bancarias o empresariales citan a las personas que están adjuntas a su servicio para ofrecerles algunas “inversiones”, como la compra de bonos, créditos, etc, y estas transacciones también tienen un Swap que las respalda, pero el respaldo es más que todo para la entidad, no para el cliente que en casi todos los casos pierde dinero cuando las tasas de intereses están bajas.

Teniendo en cuenta la irresponsabilidad del banco y lo afectado que puede salir el cliente en este tipo de negociaciones, lo mejor es demandar bajo la nulidad por error constitutivo de vicio del consentimiento. Lo anterior quiere decir que la entidad con la que el cliente firmó, abusó de su influencia para su propio beneficio.

Después que la demanda está armada, se procede a obtener una segunda base para poder obtener la nulidad de la permuta financiera. En este sentido, algunos factores que pueden apoyar la nulidad son: las fechas límites, los plazos de pago, en qué momento se firmó la permuta financiera, el objetivo de la permuta y el importe de la nómina. Cada uno de estos factores deben ser analizados por el abogado especialista en derecho bancario para planificar su estrategia.

Los ciudadanos de Murcia suelen caer en este tipo de swap con las entidades financieras, por la supuesta oportunidad de “protegerlos del riesgo del incremento del tipo de interés” donde según las entidades financieras podrán estar seguros si algo pasa en el país. Dicho esto, se debe tener en cuenta que las permutas financieras son bastante complejas para el ciudadano común, por ende, es bastante fácil caer en ellas sin saber los contras o riesgos de aceptar un swap.

Encuentra la mejor asesoría jurídica para los Swap

Antes de firmar este tipo de permutas financieras, la recomendación nuevamente es contratar los servicios de un abogado confiable y experto en materia financiera, capacitado para darte la asistencia que requieres, puesto que no siempre los Swaps son malos, pero hay entidades que los utilizan a su favor. Así que no dudes en contactarnos para una asesoría personalizada.

¡Contacte con Nosotros!

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Si continúa navegando las cookies y la la política de privacidad de nuestra web política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
¡Consulta Gratis con un Abogado!